viernes, 12 de enero de 2018

El secreto del perchero

Cuando el perchero se siente triste, susurra palabras de árbol a los botones del abrigo. Y éste, que sabe de inviernos y abandonos, lo rodea con sus dos mangas para abrazarlo.

3 comentarios:

Ester dijo...

Personalizar los objetos no los hace mas humanos pero a nosotros si.

Hola, me llamo Julio David dijo...

Hay que humanizarlo todo, para no sentirse tan solo.

NiñoCactus dijo...

Ester, quizás la meta sea esa: no perder nuestra humanidad. Y qué mejor que con la ayuda de los cuentos. Abrazos de abrigo.

Julio David, mirar la realidad desde la imaginación siempre ayuda. Abrazos.